martes, 16 de mayo de 2017

Relampago el caballo y Condor de Luz: Trampa nuclear





Traducido del mandungun, idioma del pueblo mapuche


Página cuarenta y cinco de mi diario personal.


Estamos en Europa Oriental, con una colosal humareda tóxica sobre nosotros. Afortunadamente, ya habia evacuado a toda la población de la ciudad en menos de cinco segundos, dejándolos a veinte kilómetros del desastre e inconscientes para que durmieran bien y no recordaran quien los rescato.


-Esta mascarita antigas de Erks1 está incómoda.


-Bueno hermanita, es mucho menos incómoda que la usada regularmente por los demás, su diseño vanguardista y ergonómico hace que se ajuste bien a tu cara. También se puede rehusar por otros tres años


-Tú y tus reflexiones científicas Ceferino, lo único que me consuela es que al menos esta mascarilla no me hace lucir como una pequeña elefante con dos protuberancias pequeñas en lugar de trombas. También está el hecho de que esto es lo que me protege de la radiación, junto a mi traje especial.


-Mejor concentrémonos en cómo atrapar las partículas radiactivas que están dispersas en el aire; debemos evitar siga expandiéndose con los vientos.


-¿Lo dices porque después de Europa, viajara por el océano Atlántico, empujada por el viento, hasta llegar a nuestra Patagonia? Te conozco lo suficiente como para no saber qué piensas al respecto.


-¿Te refieres a que no se puede salvar a la humanidad de sí misma? ¿Quién les manda a construir centrales nucleares que siempre son un peligro inminente? Lo malo con este tipo de catástrofes masivas es que pueden morir no sólo millones de personas cuyas existencias mediocres no hacen sino acrecentar los problemas de un planeta en crisis, sino también la gente justa y buena que puede hacer la diferencia para que la humanidad cambie.


-Como Malala Yousufai2.


-Algo así, ahora es hora de ver cómo contenemos esta nube tóxica ¡¡Marichiwew!!3


Y justo cuando pensábamos en evitar un Chernobil4 a escala mundial, de en medio de la humareda tóxica emerge una gigantesca figura emitiendo una intensa luz rojiza. La bestia tenía tres cabezas, seis patas y una forma que a mí y Kahena nos pareció muy familiar.


-¿Un jaguar radiactivo de tres cabezas?


-Así es hermanita, es lo último que nos faltaba para complicar las cosas. Lo último que yo deseo ahora es asesinar a un felino en peligro de extinción; tendremos que ver cómo lo detenemos.


-Estoy contigo hermanito, esto es como tratar de buscarle la quinta pata al gato, mejor dicho, la séptima en este caso.


-Siempre tan chistosa pero bueno, haces que los momentos peligrosos como este parezcan un poco amenos


Tras terminar de rugir, el felino nos vomito, desde las fauces de su cabeza central, un líquido parecido a ácido radiactivo pero de color verdoso. Por suerte para nosotros, el campo de fuerza electromagnético que nos cubría nos protegió, quedando Kahena y yo en medio de una pequeña laguna verde en medio de un islote de tierra; era la parte de superficie que no fue afectada por el líquido.


-¡Tú lo pediste lindo gatito, te voy a enviar mi respuesta!


-¡¡Ceferino!! ¡¡No me digas que vas a matar al jaguar!!!


-No Kahena, sólo voy a dejarlo inconsciente.


Dispare numerosas ráfagas electromagnéticas a la cabeza del jaguar que, de un salto, las esquivo y aterrizo justo en frente de nosotros, embistiéndonos con su colosal fuerza. Por suerte, estábamos protegidos por mi campo de fuerza, sin embargo, eso no impidió que el gigantesco gato aprovechara su momentum5 para seguir golpeándonos con sus patas constantemente, como si el campo de fuerza que nos protegía se convirtiera, de pronto, en una gigantesca bola de lana con nosotros adentro. Y cada vez que el gato volvía a aterrizar en el suelo, la tierra temblaba con el impacto; de seguir así, el gato se convertiría en el epicentro de un terremoto, si es que no lo estaba causando ya.


-¡Kahena, esta bestia no será más rápido que yo, pero es mucho más fuerte y es demasiado ágil para el tamaño que tiene! ¡Esto debe ser obra del doctor Mengele6!


-¡Conocemos a Mengele lo suficiente como para nunca esperar nada bueno de él! ¡Sin embargo, modificar un pobre jaguar genética mente para destruir una planta nuclear y combatirlo tu mientras tratas de sofocar una tormenta tóxica me parece un plan bastante bizarro, incluso para ser su estilo!


-Pues sí tiene sentido, tomando en cuenta que cada plan que se le ocurre para evitar que siga manipulando a la humanidad es más bizarro que el anterior ¿Recuerdas la batalla contra la bestia amorfa, allá por Sudáfrica?7


-Pues sí, fue una experiencia bastante asquerosa y hasta nos vimos forzados a matar a un buen amigo.


-Exacto y no hay otro lugar en el mundo en donde se pueda adulterar la genética de cualquier ser viviente que Nueva Thule8 ; a propósito, todavía no tengo una idea clara de cómo derrotarlo sin lastimarle, pero sí de detenerlo momentáneamente mientras lo pienso. Por cierto, me parece extraño que Mengele quisiera experimentar con un jaguar en lugar de un tigre de Bengala.


-¡¡Vos estás loco Ceferino!! ¡¡El tigre de Bengala es el felino más agresivo del mundo!! Imagínate si sí lo hubiera…




Pero antes de que Kahena/Cóndor de Luz pudiera completar lo que tenía que decir, yo aproveche unos pocos segundos en que el gigantesco jaguar vacilaba en su juego de balonmano con nosotros -preferiría decir banlopatas, pero esa palabra no existe en castellano -, para usar mis poderes electromagnéticos, moverme a la velocidad de la luz, aterrizar en el suelo y realizar una acción bien rara para mantenerlo con las patas en el suelo.


-El gato está tratando infructuosamente de zafarse del suelo, pero sus movimientos son bastante toscos y ni siquiera puede abrir las fauces de sus tres cabezas ¿Qué le hiciste?


-Kahena, tuve que desviar la energía electromagnética que formaba nuestro campo de fuerza para canalizarla por el suelo hacia el área en metros cuadrados que pisan sus patas y utilizarla para manipular la gravedad para, de esa forma, sujetarlo a tierra y no pueda moverse; incluso he hecho que sus movimientos sean tan torpes que ni siquiera es capaz de abrir sus tres hocicos para dispararnos sus ácidos.


-¡Por Ngenchen!9 Para que tuvieras que dejar de usar el campo de fuerza, debes estar gastando bastante energía electromagnética para realizar tal prodigio.




-Un cuarenta por ciento de ella, para ser exactos; ese jaguar es enorme.


-Si en este momento llegaras al cien por ciento de tu poder podrías …10


-No Kahena, ya hemos hablado de eso, ahora déjame pensar en…


Pero antes que pudiera responderle, mi hermana despego de su silla de montar con la propulsión de sus botas fotónicas, hizo un par de piruetas en el aire y luego desplego su capa – Si es que se le puede llamar capa a lo que lleva mi hermana a sus espaldas, porque en realidad son alas artificiales desplegables hechas con material y tecnología aeroespacial – hasta alcanzar toda la longitud de sus dos brazos, aterrizando suavemente sobre los lomos del jaguar.


-¡¡Cóndor de Luz!! ¡¿Qué haces?! ¡¡Siempre realizando una de esas raras proezas!!


-Voy a montarme sobre este jaguar para jugar al rodeo, mientras se te ocurre una idea de cómo detenerlo.


Justo antes de que le pudiera poner un pero a mí siempre intrépida hermanita, el jaguar logro deshacerse parcialmente de mi control gravitacional y me escupió su ácido tóxico; me moví a velocidad de la luz justo a tiempo antes de quedar convertido en desecho radiactivo.


Ya sin mí para poder detenerlo, el jaguar trataba infructuosamente de zafarse a Kahena de sus lomos, mientras esta se sujetab como podía, al mejor estilo de los rodeos y gritando marichiwew entre sacudida y sacudida. La superficie temblaba con cada pirueta del gato y la tierra, de por sí bien seca, expulsaba todos los pedacitos de ella como si se tratara de hojuelas de una caja de cereal sacudidas por un bebé.


-¡¡Veamos gatito, vamos a ver si eres más fuerte que un toro de rodeo!! ¡¡Jamás me han logrado desmontar de sus lomos!! ¡¡No me importa que seas mucho mas grande que un toro!!¡¡Marichiwew!!


A pesar de que estaba invisible, el gato no dejaba de acosarme, con todo y Kahena encima, en la dirección en que me encontraba; tal parecía que sus cabezas tenían un fino olfato.


Si no fuera porque me movía a velocidad de la luz, el jaguar me hubiera embestido; fue así como, entre el rodeo extremo de Cóndor de Luz y mis escapadas se me ocurrió una idea: debía torear al animal hasta confundirlo lo suficiente como para… Bueno, esto sería complicado de explicar, pero ya tenía una idea en mente. No crean que me apruebo las corridas de toros, las aborrezco todas; sin embargo, en este caso, era parte de mi estrategia. Y justo cuando ya tenía claro lo que iba a hacer, el jaguar expulsa de sus lomos a Kahena/Cóndor de Luz por los aires, sin darle tiempo de amortiguar su caída con sus botas de propulsión ni sus alas de nilón, por lo que tuve que usar su propio campo electromagnético para formar alrededor de su cuerpo una burbuja electromagnética, - siempre formo burbujas electromagnéticas alrededor de los cuerpos no metálicos para manipularlos mejor y movilizarlos con mayor facilidad, pues los cuerpos orgánicos me son más difíciles de manipular - lo que me permitió usar mis poderes para amortiguar la caída y aterrizarla en el suelo como si se tratara de una pluma. Luego, el deje inconsciente con mis ondas electromagnéticas. Era como si Ngenchen hubiese calculado el momento propicio para que yo llegara a una conclusión y por eso hizo que Kahena se hiciera a un lado; muy a menudo ocurre así. Entonces decidí gritar a todo pulmón al gato mutante, con la capacidad que me permitía el poder de amplificar mi voz como un micrófono.


-¡¡Oye gatón!! ¡¿Me estás buscando a mí?! ¡¡Ven a embestirme si eres tan capaz!!


Y el jaguar salto entre diez o veinte metros en el aire – Era bastante ágil para su tamaño - , impactando en la tierra y haciendo saltar sus pedazos, pero no logro hacer contacto conmigo porque me moví a velocidad de la luz. Tenía que seguir haciendo esto alejándolo lo más posible del cuerpo de Kahena y calcular el momento propicio para pasar a la siguiente táctica de mi estrategia.


-¡Ole gatito! ¡¡Soy demasiado rápido para ti!! ¡¿Verdad?!


Intento embestirme de nuevo y la esquivé otra vez


-¡Ole!¡Eso pasa cuando te metes con un mapuche11 ; no soy un blanco fácil!


En ese momento estaba a un kilómetro de la ciudad abandonada, pero el gato no vacilo y corrió hacia mí con toda la aceleración que le permitían sus seis patas. Y, nuevamente, me moví con la velocidad del relámpago.


-¡¡Olé!! ¡¿Es eso todo lo que tienes?!


Nuevamente el jaguar hizo un salto increíble hacia donde yo me encontraba -Tendrá la mente de un niño de cuatro años, pero tenía un buen sentido de la orientación -, impactando nuevamente contra el suelo y haciendo que los trozos de tierra resquebrajada saltaran otra vez por los aires; a la distancia parecía que los edificios de la ciudad, completamente abandonados, se comenzaban a resquebrajar. Pero lo más importante es que el gigantesco gato estaba a unos doscientos o trescientos metros de donde salió, la central nuclear. Estaba confundido y oliendo con su olfato para ver si me localizaba, pero entre mi olor y el aroma de la nube nuclear parecían anular ese sentido por lo que, aprovechando esa momentánea vacilación, me puse patas a la obra.


-¡No eres tan rudo como pensaba! ¡Toma esto! ¡¡Marichiwew!!


Aprovechando mi invisibilidad, le di mi patada de coz – Que es como ustedes le llaman a la clásica patada trasera de un caballo, sólo que la mía es millones de veces más fuerte, es más, la considero mi golpe más poderoso -, que hizo que el animal volara por los aires, formando una trayectoria de arco de como de ciento ochenta grados, hasta chocar contra una de las chimeneas del defectuoso reactor – Esas gigantescas estructuras con forma de hormiguero exageradamente grandes que es lo primero que te llama la atención en una foto de una planta nuclear o en la serie animada de los Simpson, la misma que no disfruto para nada -, haciéndola añicos. Luego, le dispare grandes descargas de mis ondas electromagnéticas y, a continuación, lo que quedaba del reactor, de algunos edificios y toda clase de materiales fueron atraidas al cúmulo de hormigón donde estaba atrapado el animal. Tres segundos después, absorbí buena parte de la energía de esa montaña de escombros, para evitar que siguiera atrayendo más cosas y causara un desastre. En ese mismo instante, Kahena despertaba.


-Por Ngenchen, es la primera vez que me desmontan; definitvamente que el tamaño del animal le ayudo a derrotarme. Suerte para mí que tenía ese traje... ¡¡Ceferino!! ¿Qué le hiciste al jaguar? No lo veo por ninguna parte.




Use mi hocico para mostrarle la montaña de escombros.




-Se encuentra allá.




-No me digas que lo mataste con todos esos escombros.




-No Kahena, sabes que no me gusta matar, sólo manipule su propio campo gravitacional12 para hacerlo capaz de atraer cuerpos de cierto tamaño de modo que quede atrapado en esa montaña de escombros. 
 


-En otras palabras, es algo similar al principio del electroimán, sólo que llevado a nivel orgánico13 ; sólo espero que nuestro lindo gatito le sobren más de nueve vidas para aguantarse tanto peso.


-No te preocupes Kahena, ese gato es inmenso y es radiactivo, además su efecto será temporal; nos dara suficiente tiempo para llevarlo hasta Erks y puedan sanarlo.


-Ojalá tenga mejor suerte que el hombre de lava14 , Arandu15 dice que tomara décadas para que el montón de rocas que hay en su cabeza formen un cerebro; por suerte, el tiempo no corre igual en su universo que el nuestro.


De inmediato, Cóndor de Luz miro hacia el cielo.


-Ceferino ¿No te has olvidado de la nube tóxica?


Hice un relincho.


-Oh bueno, un poco, de tanto combatir al jaguar que casi se me olvidaba; las moléculas están distribuidas aleatoriamente, como esperarías de un cuerpo gaseoso.




Mientras yo observaba y meditaba, Kahena me increpaba.


-¡¡Vamos!! ¡Eres el caballo más poderoso del mundo! ¡Sabes lo que ocurrirá si el viento sigue esparciendo esa nube!


-Ya estoy teniendo una idea, pero debes volver a sentarte en mis lomos para que no seas parte de ella


-¿De qué hablas?



-Ya lo verás


Y fue entonces que se me ocurrió hacer levitar piedras, los escombros de la planta nuclear, los mas numerosos de lo que quedaba de la ciudad -los causados a lo que quedaba da la ciudad mientras batallábamos contra el gato - y buena parte del hierro que se encontraba esparcido por el suelo – Pon un imán sobre suelo arenoso y verás de qué hablo -, para formar una gigantesca barrera para hacer más lento el avance de la nube y luego, ayudado un poco por el material ferroso que hice levitar en el aire, logre crear una barrera electromagnética con la que empuje las moléculas que formaban la nube, poco a poco, hasta el núcleo hueco del reactor de donde había salido.Luego, destrui el resto de las torres del reactor, para que de ellas no siguiera emanando humo tóxico y hice trabajos de soldadura en todas las cañerías de escape, de modo que la radiacitividad no tuviera otras salidas fuera del mismo núcleo. Al final, construí dos montañas de escombros: una contenía un gran gato de tres cabezas – Que todavia intentaba escapar - y la otra particulas radiactivas.


-¿Qué harás con esos dos bultos de basura?


-Al gato nos lo llevaremos a Erks y la montaña de escombros radiactiva se la dejaremos a las autoridades.


-¿Y por qué? ¿No te parece cruel?




-Ya te lo he dicho una y otra vez, la humanidad no aprende de Chernobil ni Fukushima y siguen construyendo centrales nucleares; deben aprender a limpiar su propia basura.


En ese momento, el gato estaba dando unas violentas sacudidas dentro de su montaña de escombros.




-Creo que es hora de irnos, por cierto Kahena, acabo de manipular los medios de comunicación con mis poderes; creerán que fue un tornado.


-Jiji, Ceferino, esa excusa sería más creíble si fuera en Texas, los tornados no son frecuentes en Europa Oriental.


-Bueno Kahena, si esto sirve para darnos cierto anonimato, ojalá se lo crean.


-Si te sirve de consuelo hermanito, creo que lo del tornado es mucho menos increíble que el que una planta nuclear y casi toda una ciudad fueran destruidas por la batalla entre un gato gigante de tres cabezas y un caballo con poderes electromagnéticos.


-Que graciosa Kahena, tu y tus bromas. Vamonos de aquí, no tengo tiempo ni para reírme de lo que dijiste ni de discutir tu exceso de osadía.


-Siempre tan sobre protector pero esta bien, nos vamos


Levitamos por los aires y también hice levitar a la bola de escombros en donde estaba encerrado el jaguar para luego viajar a velocidad de la luz, como un auto con remolque incluido, pero bien hiper acelerado. Con los escombros alrededor del núcleo del reactor no tuve tanto problema; al no ser un ser viviente de proporciones gigantescas y voluntad de hierro como nuestro lindo gatito, la nube radiactiva quedo encerrada al estilo Chernobil, en espera a que vengan las autoridades ahorrándome, de ese modo, usar otra vez la ley de gravitación universal para contenerla y que no se saliera.




Glosario


1.Erks: Una ciudad ultraterrena que supuestamente se encuentra dentro del Cerro Uritorco, en la misma Patagonia Argentina. En el universo de Relámpago, el cerro Uritorco es una entrada interdimensional a un universo alterno, donde la ciudad de Erks esta en su cima y su raza mas avanzada son aborigenes guaranies de gran altura, sabiduria y increibles poderes mentales – Estos, a su vez, son descendientes de guaranies de nuestro mundo, que llegaron unos siglos antes que la conquista española a las faldas del Uritorco, logrando encontrar la entrada interdimensional, penetrarndo a ese universo alterno, cuyas energias los beneficiaron a nivel mental; luego crearon una civilizacion tecnologicamente avanzada y construyeron la ciudad de Erks -, que son aliados leales de Relampago y Condor de Luz.


2.Malala Yousufai: La premio nobel de la paz mas joven de la historia y cuya lucha por la igualdad de la mujer y el derecho de las niñas a la educacion en su pais casi le cuesta la vida.


3.Marichiwew: Es el grito de guerra mapuche, significa “cargaremos diez mil veces contra ellos”.


4. Chernobil: El mayor desastre radiactivo de la historia hasta Fukushima.


5.Momentum: Es la cantidad de movimiento y tiempo que son necesarios a la hora de determinada acción, en especial cuando requiere cierto riesgo. Ejemplo: el acrobata aprovecho su momentum para caer, en el momento correcto, sobre los brazos de su compañera.


6.Sigfried Mengele: Es el principal antagonista de Relámpago y Cóndor de Luz, cientifico sadomasoquista que le encantan los experimentos extremos con seres vivos y es el gobernante de facto de Nueva Thule, el principal poder del sistema solar.


7.Sudafrica: Otra de las tantas aventuras de Relámpago, en donde el caballo mas poderoso del mundo y Kahena intentaban evitar que un pequeño pueblo sudafricano siguiera siendo manipulado por Mengele y sus acólitos.


8.Nueva Thule: En el universo ficticio de Relámpago el caballo, es un país compuesto por varias islas y cuya capital es Friendship; fue fundada por Joseph Mengele, el padre de Sigfried y por supervivientes de las fuerzas del eje que fueron derrotadas durante la segunda guerra mundial. Tienen tecnología aeroespacial mucho mas avanzada que la nuestra y hasta pueden manipular el clima.


9.Ngenchen: Es el dios de los mapuches, su nombre esta compuesto por dos palabras: Ngen, que quiere decir espiritu y chen algo así como “grande”. En otras palabras, Ngenchen significa, mas o menos, “Gran espíritu”.


10. Este incidente de por que a Relampago no le gusta llegar al cien por ciento de su poder esta mejor explicado al final de “Xonoma”, otra de sus sagas.


11. Mapuche: Es el pueblo aborigen del que Kahena y Relámpago son originarios.


12. Segun la ley de gravitacion universal, todos los cuerpos se atraen unos a otros.


13. Con esta frase, Kahena estaba comparando la fuerza de gravitación del gato inconsciente con la de un electroiman, en otras palabras, le parecio un electroiman orgánico, ya que el cuerpo del animal no era para nada metalico.


14.Relámpago el caballo contra el hombre de lava: Otro de los microrrelatos de nuestro exótico heroe


15.Arandu: Es el primer ministro de Erks. Arandu en lengua guarani significa “sabio”.















martes, 18 de abril de 2017

Relámpago el caballo contra el fanático





 

Aquel hombre rechoncho y barrigudo, con aspecto de haberse embriagado tres días seguidos y cuya panza resaltaba de su camisa abotonada, hubiera pasado desapercibido como tantos otros por la mezcla de lástima y asco que suscitaba a los habitantes de Los Ángeles de no ser por un pequeño detalle: tenía poderes síquicos.



Esos dotes especiales que poseía y que ignoro si son de origen genético o alguna manipulación del gobierno estadounidense, otra potencia o de mi archí enemigo Mengele – Dudo mucho que sea de origen genético, porque no se ha comprobado científicamente siquiera el fenómeno de la telepatía –, harían que la gente lo viera como un virtuoso prodigio de no ser por una cosa más: estaba causando daño a la gente y sus propiedades.


-¡¡En el nombre de Yuba, arrasaré este antro de perdición y luego de esto, con este poder que me dio, desatare una gran tormenta en esta nación con una fuerza que sacudirá sus cimientos y la volveré a levantar como un verdadero templo sagrado!! ¡¡Así me lo revelo Yuba, haré de América grande otra vez!!



El individuo estaba cerca del legendario Teatro Chino de Hollywood, a punto de destruirlo envuelto en medio de un remolino creado por él mismo, de todo tipo de objetos de diversos pesos, automóviles incluidos, que giraban en el aire alrededor de su cuerpo, como si se tratara de un planeta. Sin duda alguna, así debía estar su mente: un remolino de ideas locas y absurdas, producto de los más grandes prejuicios y los discursos de algún gurú lavador de cerebros. Sin duda alguna, tambien sus decisiones son más marcadas por sus impulsos que por el simple ejercicio de saber pensar.



Su nombre tampoco tenía nada de extraordinario, se llamaba John Mullings; nada mercadeable para un aprendiz de supervillano. De lo único que estaba seguro es que representaba una amenaza para la gente alrededor y su cara de insomnio y furia era suficiente para que las autoridades le tuvieran miedo. También era obvio que su extraño poder afectaba de alguna forma mi capacidad de hacerme invisible y, para bien o para mal, era muy fácil para cualquiera darse cuenta de que yo estaba allí.



- Oye, bestia parlante, supongo que eres ese fenómeno que de cuando en cuando aparece por YouTube ¿Tienes miedo de enfrentarme?



Realmente no es que le tuviera miedo; me he enfrentado a enemigos peores que él, como 1Sigfried Mengele y sus fuerzas de Nueva Thule, 2Xonoma, Ganma y hasta Anu el desolador, el último 3anunaki. Lo único que me detenía era debate abstracto que, en este momento, se gestaba en mi cabeza ¿Tengo que ayudar a una humanidad que parece haber decidido el camino hacia su propia autodestrucción? Este ser parecía el subproducto de algún experimento científico o algo así; quizá esa es la razón por las cuales ni el gobierno federal o los del Área 51 no actuaran. Sin lugar a dudas, querían ver el potencial destructor de su nuevo juguete. Pero lo peor de todo era esto: sus ideas locas, compartidas por millones de personas alrededor del mundo, era el verdadero detonante de esta baratija de arma de destrucción masiva; daba igual si tenía poderes síquicos o un chaleco bomba, su intención era lo que realmente lo hacía peligroso. Si lo detenía a él, también tendría que combatir con tod@s l@s terroristas del mundo, que a su vez eran el subproducto de una sociedad desigual y excluyente; no tenían remedio a menos que encontraran la paz en sí mismos.




Tampoco veía que intentaran lanzarle una bomba inteligente desde un avión o algún misil; el tipo de municiones que sí le harían efecto, ya que, por lo que podía ver, las que les había disparado la policía todavía estaban girando alrededor de su órbita, alimentando la basura que giraba alrededor de él y quizá también dentro de su propia mente.




-Reverendo Mullings – que así se hacía llamar susodicho personaje cuando todavía no era más que un simple mortal -, por favor, no me obligue a usar mi poder contra usted; sé que en su comunidad alguna vez fue un hombre políticamente correcto y respetado por sus seguidores. No arruine su reputación con un acto de mero terrorismo.




- ¿Terrorista yo? Bestia parlante ¿Acaso no te has dado cuenta de que quienes filmaron esa película son los verdaderos terroristas, sembrando mentiras sobre mi congregación? ¡¡Quién no sigue el recto camino, está en mi contra!!





Y esa era la razón que me movía a actuar contra este tipo, no tanto el daño colateral que causan a diario este tipo de individuos con sus retorcidas ideas; si lo dejaba ganar, no sólo destruiría el teatro chino, mataría más gente, causaría otros daños colaterales o arruinaría el estreno de una película: lo suyo sería un atentado contra la libertad de expresión. No haría falta que otr@s loc@s tuvieran poderes síquicos para realizar este tipo de actos; los ataques terroristas se pueden realizar por cualquier medio, incluso con una computadora o un teléfono inteligente.




Sólo imaginen un mundo donde no puedas expresar tus ideas por miedo a que te maten, un mundo donde las mejores de estas no puedan llevarse en práctica por culpa de unos retrógrados; si asumimos que la gran mayoría de esa humanidad ya tiene el carácter retorcido y van directo a su autodestrucción, el miedo reforzaría aún más sus barreras mentales para recibir otro tipo de mensaje y reflexionarlo antes de que sea demasiado tarde. Ahora imaginen que los titulares noticiosos hablen de un troglodita con super poderes que destruye medio Los Ángeles, el teatro chino y detiene el estreno mundial de una película que critica la secta de su dios Yuba; su poder de persuasión sería aún mayor que el de Osama Bin Laden cuando supuestamente destruyo las Torres Gemelas.





-¡¡Bestia parlante!! ¡¿Aun me tienes miedo?! ¡¡Ja!! El señor Yuba me ha puesto sobre ti, de modo que ni tú ni el ejército más poderoso, ni la bomba nuclear, hará temer mi corazón y menos tú, anomalía de la naturaleza; América no necesita de más basura de otros lares y tú, cuadrúpedo parlante, no estás hecho a imagen y semejanza de nosotros ¡¡Eres obra del enemigo!! ¡¡Eres menos que basura, eres excremento!!



No es que tema detenerlo, pero la cuestión era hacerlo sin causar daño colateral ni tampoco matarlo a él. Si mi lesionada hermana Kahena estuviera aquí, me diría que actuara ya, pero nunca he sido un mapuche impetuoso.



Así que, tenía que decidir mi curso de acción, pero muy rápidamente, ya el Teatro Chino ha recibido un buen par de rasguños en sus paredes por los restos de chatarra. El objetivo era detenerlo y una vez que haya cedido de usar su poder, evitar que los objetos que levitaban en el aire se cayeran al suelo; así no causarían más daño colateral y los objetos de esos que tenían dueñ@s o regresarían intactos o con el menor daño posible. En menos de lo que aparece un relámpago se me ocurrieron tres maneras de lograrlo.




1.Causar una pulsión electromagnética: podría anular su poder, lo malo es que, además de causarle un paro cardiaco, podría detener un montón de vehículos y aparatos eléctricos a varios kilómetros a la redonda; tampoco se podría descartar un posible apagón.




2. Dispararle una leve descarga electromagnética a su cerebro: No lo mataría, tan sólo le causaría un efecto hipnosis que lo dejaría bajo control; el problema es que existía una mínima posibilidad de fallar con tanto vehículo y maquinaria girando alrededor de ese sicópata, unos verdaderos escudos flotantes; todos girando en un radio de aproximadamente un kilómetro entre cuatrocientos y mil kilómetros por hora.




 Aun asumiendo que el rayo fuera a la velocidad de la luz, que es muy superior a la velocidad de giro de esos objetos, un dos por ciento de probabilidades de fallar podría ser lo suficientemente fatal como para que unas de las chatarras más pesadas dieran contundentemente a las paredes el teatro chino o mataran a otras personas.




3. Acercarme yo mismo hacia el reverendo: De las tres era la opción más segura y de mayores posibilidades de éxito. Debía viajar sólo entre uno a diez por ciento de la velocidad de la luz, lo suficiente para no embestir al reverendo Mullings con mis más de trescientas libras de peso a gran velocidad y con la protección de un reducido campo de fuerza electromagnético alrededor de mi cuerpo, lo que me ahorraría bastante dolor si me chocaba con una de esas cosas flotantes. Los únicos inconvenientes que habían eran los siguientes: tenía que absorber parte de la fuerza gravitacional de la tierra para detenerme a unos tres o cinco centímetros del cuerpo de Mullings para no causarle daño; logrado eso, le dispararía una pequeña descarga electromagnética a su con un efecto similar a los que causan los aparatos taser en los criminales. También existía la posibilidad de que si uno de los objetos rebotaban contra la barrera que cubrirá mi cuerpo, podría desviarlas los centímetros suficientes como para desviar su veloz trayectoria, causando que golpeara contra algo o alguien; además de eso, si bien el impacto no me haría daño, a la velocidad en que tenía que desplazar la masa de mi cuerpo estaría lo suficientemente dilatada como para que el impacto del choque me desviara de mi trayectoria, causando que no solamente no me acercara a Mullings, sino que saldría volando a velocidades cercanas a la luz y entonces sería yo el misil que embistiera a algo o alguien y a mí no me gusta causar bajas colaterales – Es un principio fundamental de aerodinámica aeroespacial que actualmente se está tomando en cuenta para viajes interestelares y que sin duda alguna mis enemig@s de Nueva Thule entienden a la perfección: ya son los dueños del sistema solar -. Siempre que me enfrento a este tipo de amenazas, me encanta hacerlo lejos de lugares muy poblados y evitar causar daño alguno por mínimo que sea; si lo hago, procuro repararlo y hipnotizar a l@s testig@s para que no recuerden lo que paso. 



Discúlpenme si soy muy reservado, pero no busco publicidad por mis acciones ni tengo una cuenta de Facebook o Youtube para conseguir seguidor@s.




Esta opción tenía una posibilidad de entre uno y cero punto cero uno por ciento de fallar, pero era la más viable, así que me decidí por esta. Para suerte mía, ni era un elefante con poderes electromagnéticos para aplastar a John Mullings y tampoco este aprendiz de síquico era capaz de mover camiones o contenedores, o tal vez ni se le ocurrió ni sabía cómo.



-¡¡Voy a hacerte bistec de caballo, bestia de rodeo!!




De algún modo concordaba con mí, ya basta de rodeos, así que, a la carga.



-¡¡Marichiwew!!4



Si te tengo que describir con mis propias palabras lo que ocurrió luego, te resultará una imagen de lo más bizarra: imagínate que te acercaras en cuestión de uno a cero uno punto nueve  segundos hacia una figura amorfa color gris oscuro – como el traje andrajoso del reverendo Mullings -, con una marca color piel en su centro y que en el propio centro de esa marca hubiera un punto negro; visualízate viajando hacia eso con tu campo visual envuelto por haces de luz salidos de la nada que van en dirección opuesta a la tuya y encima de eso ondas electromagnéticas en espiral también girando alrededor de ese mismo campo. Que además de esos efectos visuales, puedas abrirte paso con suma facilidad por las brechas abiertas de aquel torbellino de cosas que giran alrededor de aquel maniático y que estas estén suspendidas en el aire, siendo tú lo único que se mueve; te estaría contando una escena mezcla de una escena de la película matrix, star wars y con algunas cosas salidas de la serie “Flash”. El problema es que es precisamente algo fue algo que viví, no que me invente y si me escuchara Kahena, sin duda alguna reforzaría su idea de que soy un mapuche nerd, cosa que ya no me avergüenza; más me hace sentir mal que me digan que soy un caballo con  poderes electromagnéticos, como si no pudiera hacer otra cosa. Hay veces que extraño volver a ser humano, no porque sean la mejor especie del mundo, pero al menos tendría la vida de un mapuche normal.



Por fin, logré frenar justo a unos centímetros del cuerpo del fanático, con mi cuerpo levitando a más de cincuenta centímetros en el aire; todo lo hice con la ayuda de la fuerza gravitacional de la tierra, de la que absorbí un poco; por poco y fallo. Le logre disparar la pequeña descarga electromagnética a su cabeza, dejándolo paralizado en el acto mas no muerto, anulando su voluntad y sus poderes; luego de eso, logre hacer que los objetos que giraban alrededor del fanático siguieran levitando en el aire, sin moverse y evitando que causaran destrozos con el impacto de la caída al suelo. Incluso, dejé al propio Mullings levitando en el aire para evitarle una mala caída.




Tras esta acción, escuché el grito del tipo, aunque ya estaba mudo y flotando en el aire como toda la chatarra que, hasta hace poco, manipulaba.




-¡¡En el nombre de Yuba, bestia del infierno, te ordeno que…!!




Eso era todo lo que oí, la explicación más simple que pude hallar era la siguiente: todo lo que realice fue a velocidad similar al relámpago, en otras palabras, casi a velocidad luz; al igual que sucede en ese tipo de fenómenos atmosféricos, la luz apareció primero y luego el sonido, pues este es mucho más lento que la luz, al menos en la atmósfera terrestre. Es prácticamente el mismo fenómeno cuando un avión supersónico vuela en el aire y te corta la voz, por romper la velocidad del sonido; creo que esto fue hasta más rápido que eso, porque Mullings ni siquiera abrió su boca, lo que parece extraño tomando en cuenta que el sonido debió salir de alguna fuente ¿Efecto matrix? ¿Acaso ese es el resultado de romper la velocidad del sonido usando, aunque sea un poco, la velocidad de la luz? Francamente no tengo explicación alguna a esta rareza, lo que sí me queda claro es que el ruego a su dios llego demasiado tarde para ser escuchado.





Mientras hacía descender al fanático y los objetos lentamente al suelo, no faltaron las personas curiosas que estaban tomando fotos, compartiéndolas en redes sociales y quienes gritaban a todo pulmón ¡¡Allí está Relámpago, no es un montaje de video, es real!! Como siempre ocurre en estos casos, dispare pequeñas descargas electromagnéticas a todas partes para hipnotizar a estas personas y lo olvidaran todo. También, sabía que debía hacer más: tenía que ir a las fuentes generadoras de energía de Los Ángeles y usarla como un gigantesco modem para distribuir mis ondas electro hipnóticas.




Si la gente logra conocer de mi existencia, podrían verme como su héroe o me temerían infundadamente, no los culparía en ninguno de los dos casos; el temor o maravillarse ante lo desconocido o a lo que no se entiende es parte de la naturaleza humana y yo tengo suficiente con sentir que soy un fenómeno o que comparto este cuerpo con mi caballo.




Sin embargo, de mil fotos, tres o cuatro ya fueron distribuidas en redes sociales; si trato de borrarlas todas, estaría usando mi poder de forma masiva y eso causaría daño no solas las redes eléctricas y telecomunicaciones del mundo, también daños a la salud del sistema nervioso de la gente. Y no es completamente malo, aquellos actos de mantener una limitada distribución de las noticias acerca de mí mantienen, de algún modo, un estatus de leyenda urbana; lo que paso en el escenario de la acción podría ser explicado de la manera más racional, pero siempre existirá la duda entre aquellas personas neófitas, sobre todo entre l@s criminales, de que un caballo con extraños poderes siempre estará allí vigilándolos con el fin de detenerlos; los mitos suelen ser más poderosos que cualquier poder o institución para mantener cierto grado de orden, lo que me ahorra por mucho el trabajo de actuar como un paladín que detiene crímenes menores y así puedo concentrarme en mis dos labores principales: salvar a las personas que pueden hacer una diferencia en este mundo y combatir contra Mengele y sus fuerzas de Nueva Thule, quienes quieren causar la extinción sistemática de la humanidad.




Pero mi conclusión el día de hoy es la siguiente: una idea clara y precisa es capaz de llevarte más directamente a un objetivo que un torbellino de muchas de esas, locas y fanáticas, que no dejan pensar bien a la gente, inspiradas en supuestas deidades que exigen grandes sacrificios a sus fieles a cambio de favores, lo que contradice completamente la máxima del verdadero amor: es incondicional. Si me disculpan me tengo que despedir, acabo de tener una visión remota de algo que Mengele y sus fascistas de Nueva Thule están tramando. Oh por supuesto, debo ir antes a las fuentes de energía de la ciudad para causar mi efecto hipnosis ¡¡Y sólo tengo diez milisegundos para lograrlo!! En cuanto a Mullings, es tan inofensivo que las autoridades locales tendrán menos trabajo con él que con un bebé de guardería. Hasta pronto ¡¡Marichiwew!!




Copyright, todos los derechos reservados.



Glosario


1.      Es el principal enemigo de Relámpago y quien, de forma accidental, lo transformo de un brillante y prometedor joven mapuche al fenómeno que es.



2.      Diversos enemigos con los que Relámpago tuvo que enfrentarse en múltiples aventuras.



3.      Son una raza de gigantescos reptiles con forma humanoide que, según rumores no probados, son el gobierno en la sombra del mundo y se alimentan de las emociones negativas humanas.



4.      Es el grito de guerra mapuche. Significa “cargaremos diez mil veces contra ellos”