viernes, 16 de junio de 2017

Lufke kawellu 7 (Relámpago el caballo, 7ma parte)




Ceferino trata de aprender a usar sus poderes.






Lo que no se dio cuenta el híbrido caballo/humano es que con su ira causó una pulsión electromagnética gigantesca, que logró abarcar la totalidad de Argentina y partes de Chile, además de la cordillera de los Andes. Su onda expansiva causó que a su paso todos los aparatos eléctricos dejaran de funcionar, provocando caídas de aviones e incluso de las naves de los thulenianos; todos fueron a dar al suelo con saldo de muchas muertes. 


Inclusive toda Buenos Aires se quedó sin luz. En las imágenes de la visión remota que ahora tenía Ceferino/Centella, veía en toda su tercera dimensión y en todos los ángulos, el desastre causado y las víctimas vivas o muertas, atormentándose por dentro al son de la tormenta. La ciudad estaba hecha un caos. Los aviones se iban estrellando en picada al suelo, a causa de la pulsión electromagnética que provocó y estallando con grandes explosiones.


-Oh poderoso Ngenchen, apenas me puedo mover como caballo y ahora necesito aprender a arreglar esta tragedia. Te ruego me achudes a usar estos poderes.


Lo primero que hizo fue ir a cada una de las generadoras eléctricas de Buenos Aires y las regiones circundantes al norte, que eran las que más necesitaban energía, siempre guiándose por su prodigiosa visión remota que le permitía ver todo el panorama en tercera dimensión sin moverse de donde estaba. A pesar de que apenas se podía mover como caballo, tuvo forzosamente que aprender a usar sus poderes, dándose cuenta que se podía desplazar a una velocidad similar a la luz, lo que le facilitaba la cabalgata e incluso podía sentir que levitaba levemente del suelo.


Al llegar a las plantas de generación eléctrica provoca electroshocks poderosos en los generadores para revertir lo que causó. Mientras hacía esto lo sorprendieron dos guardias de seguridad que al ver a un imponente caballo brillando en intensa luz blanca quedaron con rostro atónito. Ceferino gira lentamente la cabeza hacia su dirección y uno de ellos sin saber qué hacer desenfunda lentamente su arma aunque con signos evidentes de miedo, haciendo que el otro siga su ejemplo. Como instintivamente una descarga eléctrica sale disparada del cuerpo del caballo hacia los dos guardias dejándolos en estado de muerte clínica. 


-¡¡Por Ngenchen, que he hecho!!!


Ceferino se acerca cabalgando rápido hacia donde estaban desmayados cayéndose algunas veces al suelo para luego levantarse. Su fino oído no escucha sus corazones latir.

  
 Esto lo veía mucho en ER, pero no estoy tan seguro que resulte, de modo que trataré de dar una descarga moderada 
   

 Puso los cascos de sus patas sobre el pecho de ambos hombres y con su descarga los hizo revivir rápidamente. Al abrir los ojos el caballo se había ido y el generador funcionaba.
-Vos no le digas de esto a nadie, porque no nos van a creer


  Después de revertir lo que hizo con los generadores de la región norte, Ceferino se fue hasta donde estaban los aviones estrellados. Algunos casos la destrucción fue total, pero donde había supetvivientes, el poderoso caballo apagaba las llamas al pasar cerca de ellas a velocidad luz, lo que provocaba que estas se desintegraran producto del arrastre del viento que causaba su cuerpo al correr. Pudo ver todo el daño que había causado y las víctimas que había causado.


Esto es tedioso, apenas puedo agarrar a alguno con estas cuatro patas y aún si pudiera nada me puede garantizar que no morirán por causa del voltaje eléctrico que genera mi cuerpo. Jamás he estado en una encrucijada tan…


Pensaba esto a la vez que golpeaba el suelo con su pata en señal de frustración. Pero al hacerlo se dio cuenta que todos los cuerpos a su alrededor comenzaban a levitar en el aire, sobre todo los más ligeros y al levantar la pata volvían a precipitarse al suelo; en ese instante puso la pata contra el terreno y todo levitaba otra vez.


 Por más que me cueste creerlo creo saber lo que sucede: de algún modo puedo manipular los campos electromagnéticos de cada cuerpo y eso hace que juegue con la gravedad, siendo eso aún más notable con los metales. Según 1Isaac Newton, la ley de gravitación universal rige todos los cuerpos, o sea que todos se atraen; a mayor masa mayor gravedad. Pero lo único que sé  es que soy algún tipo de anomalía que causa ese tipo de efecto a menos que.., ¡¡eso es!!, al poder manipular la gravedad a mi alrededor puedo atraer a esas personas cerca de mí para así viajar con ellas a la velocidad de la luz. Ceferino, espera un minuto ¿Y si se electrocutan debido a tu poder electromagnético?, ¿Si se desintegran a la velocidad de la luz?, vamos, piensa, piensa…


Segundos después, otro avión caía en picado muy cerca del lugar siniestrado en que estaba parado. Aunque había impactado a unos cuatro kilómetros de distancia, el ruido ensordecedor de la explosión llevo su grito fúnebre más allá de los confines del lugar de la tragedia. Así las cosas, Ceferino tuvo que acelerar su análisis para buscar una pronta solución a su dilema; meneó su negra cabeza equina, sacudiendo sus crines blancas al aire a la vez que rumiaba.


 Por Ngenchen, ahora no sé qué hacer, estoy pensando en salvar a esta gente consciente de que mi intento también los podría terminar de matar, y mientras tanto siguen muriendo en esos aparatos. Sé que es mi culpa.. ¿Pero qué estoy pensando, si cha no tengo tiempo para esto ahora?, piensa Ceferino, piensa, por algo Ngenchen te dio un cerebro. Si tan sólo pudiera envolverlos en un campo de fuerza.., ¡¡Eureka!!, si todos los cuerpos vivientes tienen algún grado de energía electromagnética puedo manipularla de manera tal que logre envolverlos en una burbuja,  lo que también serviría de campo de fuerza, ya sea para protegerlos de mis rayos electromagnéticos como de desintegrarse si los hago viajar a velocidad de la luz. 


 Pero ahora que lo pienso, también podría atraer los contundentes objetos metálicos y eso con mayor facilidad que un cuerpo orgánico, lo que haría contraproducente mi esfuerzo. O intentar algo más: tomando en cuenta que por alguna misteriosa razón tengo un gran control sobre este tipo de fuerzas, puedo concentrar mis esfuerzos en los cuerpos orgánicos y desechar hacerlo con los metálicos; se supone que eso me facilitaría las cosas, ya que al sólo concentrar mi energía a ellos me será mucho más fácil formarles campos electromagnéticos y atraerlos a mí. Cho por mi parte también condensare mi campo electromagnético en una burbuja, de manera tal que sirva como una especie de 2 ground que hará posible concentrar buena parte de la energía mía adentro y la que sale será para mantener a la gente unida a mí y hacerlos viajar conmigo a la velocidad de la luz. Sé que lo que digo es una locura, pero no tengo más tiempo para el ensayo y el error; debo comprobar esto en el primer intento o cargaré de por vida este desastre. Creo que esto último no lo podré remediar, pero al menos mi esfuerzo me hará sentir menos culpable. 

Oh poderosa alma cósmica, 3Ngenchen o como quiera que te llames, si puedes escucharme dame el coraje y la fuerza necesaria para acometer esta difícil empresa, porque no tengo más opción, 4 ¡¡marichiwew!!




Fue en ese momento que Ceferino, con su nuevo cuerpo y sus recién descubiertos poderes comenzó a ayudar a las víctimas del mismo desastre que causo. Al concentrar su electromagnetismo en la misma acción que se decidió por hacer en sus meditaciones ocurrió algo extraño: otra vez la visión remota le mostraba en su mente un área como de tres kilómetros de desierto patagón con él en el centro y alrededor de él los escombros de los aviones con pequeños puntos muy cerca de ellos, como si se tratara de una gran fotografía tridimensional. Sin una explicación aparente, su atención se enfoco en los puntos pequeños que tuvieron un aumento de forma automática, llegando a ver solamente los cuerpos humanos o lo que quedaba de ellos. 


En su mente quería buscarle una explicación a eso, pero el tiempo apremiaba y sólo se limito a envolver en burbujas electromagnéticas a quienes percibía que todavía estaban con vida envuelto en la suya propia generando fuerte voltaje pero que al atravesarla perdían buena parte de su carga eléctrica, logrando atraer a todos esos cuerpos envueltos en otras burbujas formando una especie de conjunto de cuerpos con forma de círculo. 


En cuestión de segundos del cuerpo central de ese conjunto – que era Ceferino con cuerpo de caballo – comenzó a emanar una luz blanca intensa que se propago hasta alcanzar el borde del círculo pareciendo una estrella enana blanca; después salió disparada como un relámpago seguida por un trueno. A todos los dejo en el hospital más cercano procurando siempre que nadie de su personal lo pudiera ver, pero se preocupaba por hacerlos descender en el espacio más amplio posible, por lo menos a más de treinta segundos de cada lugar para no causar daños a nada ni a nadie; se dijo luego que unos relámpagos dejaron como por arte de magia a centenares de víctimas malheridas o moribundas cerca de cada sección de urgencias de varios hospitales.


Continúo ayudando a todos los que pudo y a hacer descender de forma menos dramática los aviones que seguían cayendo, aunque por desgracia no pudo evitar todos los aterrizajes forzosos.


A pesar de descubrir que era muchísimo más fuerte de lo que creía, todavía le costaba trabajo pararse como caballo con tanto peso, que por suerte lo compensaba al levitar en el aire. Pero de repente en su mente pudo ver con su visión remota los objetos voladores estrellados de los thulenianos regados por toda la región y dejó su abnegada tarea de rescate para darles el toque de gracia a sus agresores. En su mente Ceferino rememoraba el momento en que ellos se burlaban de él en aquel cuarto oscuro alumbrado por esa luz paralizante sobre él. 


 No podía soportar en mi mente la tortura de aquel recuerdo, el momento en que echos se burlaban de mi nueva condición; no me habían dado ni un pedazo de comprensión, sólo su mofa y desprecio. A pesar de que en teoría cho seguía siendo un niño, la voz de mi torturada alma me estremecía como un terremoto cuyo epicentro venía desde lo más profundo de mi corazón:, el deseo de la venganza. Era como si cho no estuviera, sino más bien algún tipo de espíritu del mal, algún 5wekufe que causaba que entrara en un trance, siendo en esos momentos que perdía toda sensibilidad humana y me lanzaba a la carga con un frenesí que cha no me importaba mi suerte; me entregaba a la batalla sin mayor contemplación por mis enemigos.

 No me importaba sino matar, matar, matar, matar o morir en el intento porque no podía contener mi furia. Oh Ngenchen cómo me hubiera gustado que me mataras en ese mismo instante…..


Los malheridos thulenianos se vieron superados por los poderes y la voluntad vengativa de aquel híbrido humano/caballo. Y mientras el caballo embestía  contra varios hombres y mujeres thulenianos, vio que luego de esquivar uno de los rayos phaser desintegradores, dio hacia uno de los infortunados compañeros; este tomó una coloración roja en todo su cuerpo y luego desapareció al instante


 Debo evitar a toda costa que siquiera me rocen esos disparos, porque los voy a…


Ese día Ceferino sacio su sed de venganza con la sangre de los thulenianos. Como el poderoso caballo que era ahora, viajaba a velocidad de la luz embistiendo con su fuerza a cuanto enemigo había por delante. Así fue como murió el niño y nació la peor pesadilla de Nueva Thule; cada noche se acostaban a dormir con la vaga esperanza de despertar el siguiente día.


Simultáneamente en la isla Frienship, Mengele veía atónito desde varias pantallas holográficas que flotaban en el aire; formando una cúpula arriba de su cabeza, las diversas escenas transmitidas desde los dispositivos escondidos de las naves estrelladas cómo una ráfaga eléctrica. Por momentos, parecía tener la forma de un caballo de luz blanca y ojos con el brillo de soles, y  acababa con lo mejor de su ejército a la velocidad de la luz.


- Doctor, usted tiene razón: ha  creado un monstruo


- Hagen, por favor no me lo recuerdes más; yo lo cree y yo lo voy a destruir, pero mientras hallo la forma debo asegurarme de que nuestros hombres, mujeres y equipo no sigan siendo destruidos además de ser descubiertos por esas razas inferiores. ¡Computadora, comuníqueme de inmediato con el mayor Aku Sakata, jefe de la armada espacial!


 -Enseguida doctor Mengele.


Aparece en tercera dimensión como si realmente estuviera parado en el laboratorio un fornido hombre de rasgos asiáticos, con el mismo uniforme de una sola pieza pero azulado y parecido al de piloto de pruebas de un futuro lejano. Su estatura podría parecer algo más baja que sus contrapartes pero seguía siendo bastante más elevado que el promedio mundial y a pesar de exhibir algunas canas y algo de edad se seguía viendo muy viril.


-¡Hail Mengele!, ¡Hail Nueva Thule! ¿Qué se le ofrece comandante?


-  ¿Cuántas naves nodrizas tienes a tu disposición?


-Mi señor, actualmente hay dos sobrevolando la tierra, una al otro lado del mundo y la otra sobre la estratosfera de la región en donde se ubica nuestra capital Frienship, ¿desea algún transporte masivo de tropas o recogerlas de donde están?


-  Mírelo usted mismo


 Mengele le mostró a la figura holográfica del veterano militar la misma pantalla proyectada en el aire en donde se podía apreciar la gran cantidad de naves espaciales estrelladas y sus supervivientes siendo masacrados por un estruendoso relámpago.

- ¡Esto es un desastre!, no solamente no sé qué es esa cosa que ataca a nuestras languidecientes fuerzas; son muchas las naves accidentadas y los supervivientes demasiados para poderlos llevar todos en las dos naves nodrizas. Las hay estrelladas en la misma cordillera de los Andes y aún teletransportarlos de allí a la nodriza requeriría un enorme grado de precisión para no causar accidentes ni a nosotros ni a ellos.


- ¿Y si usamos muchas más naves nodrizas?


- Me temo que eso requeriría de toda nuestra flota distribuida en el sistema solar si queremos hacer el rescate a la perfección y con toda la paciencia que se requiera dado la gravedad de la situación. El único inconveniente es que realizar esta tarea de rescate nos dejaría a merced de que las razas inferiores nos detecten con sus primitivos medios de rastreo, lo que nos dejaría en una posición vulnerable cuya única solución sería una confrontación militar. Señor yo estoy a favor de realizar el rescate ¡¡Es hora de que esas razas inferiores descubran quiénes son sus nuevos amos!!


-No


Hagen Gunnar intervino


-¿Señor por qué? ¡¡Es una locura!!


 Sakata agregó lo siguiente 


-Usted está arriesgando la vida de hombres y mujeres valientes...


-Cambio y fuera


El holograma de Sakata desapareció de la vista


-Computadora, active el mecanismo de autodestrucción de cada una de las naves detectadas ahora.


-: Secuencia de explosión nuclear controlada activada.


-  ¡¡¿Pero qué hace, está condenándolos a morir sin causa justificada?!!!!


-Estoy protegiendo nuestro modo de vida, si ellos y ellas caen en manos de las autoridades de los seres inferiores, descubrirán la existencia de nuestra república y nos declararán la guerra, que por cierto ganaremos. Pero nuestra intención nunca ha sido destruir al resto de la humanidad; ellos se extinguirán solos producto de la selección natural, que no debemos alterar de ningún modo porque cualquier daño al planeta nos lo haremos a nosotros mismos. Al final sólo prevaleceremos nosotros, luego el superhombre. Es más, ya no puedo revocar la orden de autodestrucción; ese comando no existe, por lo que sólo cuesta rezar por las almas de nuestros guerreros.


-¿Antes de programar a nuestra computadora central con esos comandos, nunca tomo en cuenta que de todas formas habrían miles de testigos que nos podrían ver, que sus rústicos medios de comunicación podrían revelarnos a sus gobiernos?


-Ja, ese asunto es lo de menos, ya verás que dentro de unos días todo esto les parecerá tan increíble a sus pequeñas mentes que creerán haberlo alucinado. Los daños colaterales son muy difíciles de evitar, pero si rescato a nuestra gente, será aún peor.


Mengele se aleja de Hagen y cuando ya estaba como a unos seis metros de distancia Hagen dice un leve murmullo con los dientes contraídos.


-Inhumano miserable....


-Mi querido Hagen, si no estás de acuerdo con mi liderazgo, puedes utilizar la cláusula Herman que está contemplada en la constitución y retarme a un duelo a muerte para definir quién de nosotros termina siendo el presidente de la república


En un fugaz parpadeo Hagen mira de reojo hacia atrás, pero éste, que ahora se encontraba a un costado de él. Le dice lo siguiente.


-Pero sabes muy bien que no aceptaré porque todavía me eres muy útil, es difícil conseguir un asistente como tú.


 Mengele volvía a retirarse caminando y al rato volvió a girar la mirada a Hagen y dijo.


-No te preocupes Hagen, aún no he logrado descubrir el secreto de la inmortalidad, así que puedes pensar en presentar tu candidatura en las elecciones generales dentro de diez años, tal vez me ganes dentro de doscientos años, jujujajajajajaja


Mientras Mengele reanudaba su retirada, Hagen pensó con sus dientes contraídos y sonrisa de furia disimulada.


-Juro que antes de cumplir los ciento sesenta años yo te voy a derrocar, brujo.


 En diversas partes de Sudamérica los ciudadanos comunes están siendo confrontados por gigantescos humanoides malheridos que salían de destrozadas naves. Sus autoridades trataban de detenerlos con sus débiles armas pero que eran incapaces de darse cuenta que aquellos trajes de una sola pieza tenían la propiedad de absorber los impactos de sus balas causando muy agudos dolores pero sin matarlos y a la vez que respondían con su descomunal fuerza y rayos desintegradores; luego eran apabullados por lo que parecía una especie de rayo que en esos momentos fortuitos salvaba a las víctimas. Todas las imágenes aparecían en youtube y los noticiarios.


De las naves destrozadas salían disparadas ráfagas de rayos desintegradores que en lugar de matar a los intrusos lo hacían con los humanoides seguido de una explosión en forma de hongo sin tallo que se expandía rápidamente por todo el perímetro donde estaba la nave y varios metros alrededor, para ser  absorbidas luego por un pequeño agujero negro de corta duración que además de frenar la explosión la hacían retroceder hasta que se desintegraba por completo, dejando en el lugar una mancha quemada en forma de base de nave espacial. Los infortunados que no murieron a causa de los gigantescos humanoides terminaron desintegrados por aquella explosión nuclear controlada; el propio Ceferino fue separado de sus rivales por la onda expansiva de la bomba que también le causó ceguera, pero segundos después sus ojos se auto sanaron por completo como si tuviera poderes regenerativos.


 Mientras, en el palacio presidencial de Casa Rosada, el presidente argentino llama a su alto mando.
- General Giorgio Cavani, ¿vos sabe qué pasó?


 Aún no su excelencia, parecía una escena de la guerra de los mundos donde muchos compatriotas perdieron la vida brutalmente y luego estos gigantes se desintegran en medio de una gran luz blanca que aparece y desaparece.


-  ¿Cuál es el saldo de víctimas?


-Creemos que de mil personas y nuestros contadores geiger detectaron leves niveles de radiación en aquellos lugares. 


-Ordena un comunicado que diga que algún bromista hacker quiso desinformar la población, con una supuesta invasión extraterrestre.


-¿Vos está loco?, las imágenes se han distribuido a todo el mundo incluso en CNN, hay testigos y las víctimas son ciudadanos argentinos que aparecen en el registro público.

-Nosotros no podemos explicar lo que pasó y si alarmo a la población con supuestos buzos gigantes asesinos voy a perder la reelección, esta es una orden o lo voy a destituir a usted como voy a hacer con mi ministro de comunicaciones por supuestamente no darse cuenta que fue todo un montaje mi querido general.


- Sí, su excelencia.


Notas

1. Isaac Newton: Científico británico descubridor de la ley de gravitación universal. Cuenta el mito que la descubrió luego de ver caer una manzana de un árbol

2. Ground: En términos de electrónica, ground  o tierra hace referencia al punto en los circuitos electrónicos en el que se miden los voltajes, un camino común de retorno para corriente eléctrica o una conexión directa a tierra.

3. Ngenchen: Es el dios único de los mapuches

4. Marichiwew: El grito de guerra mapuche

5. Wekufe: Según los mapuches, son las almas en pena que aún no han ido al lugar de instrucción y por eso le causan agravio a los vivos. No son considerados seres buenos.



Continuará


Para leer desde el principio, cliquee aquí 





No hay comentarios:

Publicar un comentario