martes, 18 de abril de 2017

Relámpago el caballo contra el fanático





 

Aquel hombre rechoncho y barrigudo, con aspecto de haberse embriagado tres días seguidos y cuya panza resaltaba de su camisa abotonada, hubiera pasado desapercibido como tantos otros por la mezcla de lástima y asco que suscitaba a los habitantes de Los Ángeles de no ser por un pequeño detalle: tenía poderes síquicos.



Esos dotes especiales que poseía y que ignoro si son de origen genético o alguna manipulación del gobierno estadounidense, otra potencia o de mi archí enemigo Mengele – Dudo mucho que sea de origen genético, porque no se ha comprobado científicamente siquiera el fenómeno de la telepatía –, harían que la gente lo viera como un virtuoso prodigio de no ser por una cosa más: estaba causando daño a la gente y sus propiedades.


-¡¡En el nombre de Yuba, arrasaré este antro de perdición y luego de esto, con este poder que me dio, desatare una gran tormenta en esta nación con una fuerza que sacudirá sus cimientos y la volveré a levantar como un verdadero templo sagrado!! ¡¡Así me lo revelo Yuba, haré de América grande otra vez!!



El individuo estaba cerca del legendario Teatro Chino de Hollywood, a punto de destruirlo envuelto en medio de un remolino creado por él mismo, de todo tipo de objetos de diversos pesos, automóviles incluidos, que giraban en el aire alrededor de su cuerpo, como si se tratara de un planeta. Sin duda alguna, así debía estar su mente: un remolino de ideas locas y absurdas, producto de los más grandes prejuicios y los discursos de algún gurú lavador de cerebros. Sin duda alguna, tambien sus decisiones son más marcadas por sus impulsos que por el simple ejercicio de saber pensar.



Su nombre tampoco tenía nada de extraordinario, se llamaba John Mullings; nada mercadeable para un aprendiz de supervillano. De lo único que estaba seguro es que representaba una amenaza para la gente alrededor y su cara de insomnio y furia era suficiente para que las autoridades le tuvieran miedo. También era obvio que su extraño poder afectaba de alguna forma mi capacidad de hacerme invisible y, para bien o para mal, era muy fácil para cualquiera darse cuenta de que yo estaba allí.



- Oye, bestia parlante, supongo que eres ese fenómeno que de cuando en cuando aparece por YouTube ¿Tienes miedo de enfrentarme?



Realmente no es que le tuviera miedo; me he enfrentado a enemigos peores que él, como 1Sigfried Mengele y sus fuerzas de Nueva Thule, 2Xonoma, Ganma y hasta Anu el desolador, el último 3anunaki. Lo único que me detenía era debate abstracto que, en este momento, se gestaba en mi cabeza ¿Tengo que ayudar a una humanidad que parece haber decidido el camino hacia su propia autodestrucción? Este ser parecía el subproducto de algún experimento científico o algo así; quizá esa es la razón por las cuales ni el gobierno federal o los del Área 51 no actuaran. Sin lugar a dudas, querían ver el potencial destructor de su nuevo juguete. Pero lo peor de todo era esto: sus ideas locas, compartidas por millones de personas alrededor del mundo, era el verdadero detonante de esta baratija de arma de destrucción masiva; daba igual si tenía poderes síquicos o un chaleco bomba, su intención era lo que realmente lo hacía peligroso. Si lo detenía a él, también tendría que combatir con tod@s l@s terroristas del mundo, que a su vez eran el subproducto de una sociedad desigual y excluyente; no tenían remedio a menos que encontraran la paz en sí mismos.




Tampoco veía que intentaran lanzarle una bomba inteligente desde un avión o algún misil; el tipo de municiones que sí le harían efecto, ya que, por lo que podía ver, las que les había disparado la policía todavía estaban girando alrededor de su órbita, alimentando la basura que giraba alrededor de él y quizá también dentro de su propia mente.




-Reverendo Mullings – que así se hacía llamar susodicho personaje cuando todavía no era más que un simple mortal -, por favor, no me obligue a usar mi poder contra usted; sé que en su comunidad alguna vez fue un hombre políticamente correcto y respetado por sus seguidores. No arruine su reputación con un acto de mero terrorismo.




- ¿Terrorista yo? Bestia parlante ¿Acaso no te has dado cuenta de que quienes filmaron esa película son los verdaderos terroristas, sembrando mentiras sobre mi congregación? ¡¡Quién no sigue el recto camino, está en mi contra!!





Y esa era la razón que me movía a actuar contra este tipo, no tanto el daño colateral que causan a diario este tipo de individuos con sus retorcidas ideas; si lo dejaba ganar, no sólo destruiría el teatro chino, mataría más gente, causaría otros daños colaterales o arruinaría el estreno de una película: lo suyo sería un atentado contra la libertad de expresión. No haría falta que otr@s loc@s tuvieran poderes síquicos para realizar este tipo de actos; los ataques terroristas se pueden realizar por cualquier medio, incluso con una computadora o un teléfono inteligente.




Sólo imaginen un mundo donde no puedas expresar tus ideas por miedo a que te maten, un mundo donde las mejores de estas no puedan llevarse en práctica por culpa de unos retrógrados; si asumimos que la gran mayoría de esa humanidad ya tiene el carácter retorcido y van directo a su autodestrucción, el miedo reforzaría aún más sus barreras mentales para recibir otro tipo de mensaje y reflexionarlo antes de que sea demasiado tarde. Ahora imaginen que los titulares noticiosos hablen de un troglodita con super poderes que destruye medio Los Ángeles, el teatro chino y detiene el estreno mundial de una película que critica la secta de su dios Yuba; su poder de persuasión sería aún mayor que el de Osama Bin Laden cuando supuestamente destruyo las Torres Gemelas.





-¡¡Bestia parlante!! ¡¿Aun me tienes miedo?! ¡¡Ja!! El señor Yuba me ha puesto sobre ti, de modo que ni tú ni el ejército más poderoso, ni la bomba nuclear, hará temer mi corazón y menos tú, anomalía de la naturaleza; América no necesita de más basura de otros lares y tú, cuadrúpedo parlante, no estás hecho a imagen y semejanza de nosotros ¡¡Eres obra del enemigo!! ¡¡Eres menos que basura, eres excremento!!



No es que tema detenerlo, pero la cuestión era hacerlo sin causar daño colateral ni tampoco matarlo a él. Si mi lesionada hermana Kahena estuviera aquí, me diría que actuara ya, pero nunca he sido un mapuche impetuoso.



Así que, tenía que decidir mi curso de acción, pero muy rápidamente, ya el Teatro Chino ha recibido un buen par de rasguños en sus paredes por los restos de chatarra. El objetivo era detenerlo y una vez que haya cedido de usar su poder, evitar que los objetos que levitaban en el aire se cayeran al suelo; así no causarían más daño colateral y los objetos de esos que tenían dueñ@s o regresarían intactos o con el menor daño posible. En menos de lo que aparece un relámpago se me ocurrieron tres maneras de lograrlo.




1.Causar una pulsión electromagnética: podría anular su poder, lo malo es que, además de causarle un paro cardiaco, podría detener un montón de vehículos y aparatos eléctricos a varios kilómetros a la redonda; tampoco se podría descartar un posible apagón.




2. Dispararle una leve descarga electromagnética a su cerebro: No lo mataría, tan sólo le causaría un efecto hipnosis que lo dejaría bajo control; el problema es que existía una mínima posibilidad de fallar con tanto vehículo y maquinaria girando alrededor de ese sicópata, unos verdaderos escudos flotantes; todos girando en un radio de aproximadamente un kilómetro entre cuatrocientos y mil kilómetros por hora.




 Aun asumiendo que el rayo fuera a la velocidad de la luz, que es muy superior a la velocidad de giro de esos objetos, un dos por ciento de probabilidades de fallar podría ser lo suficientemente fatal como para que unas de las chatarras más pesadas dieran contundentemente a las paredes el teatro chino o mataran a otras personas.




3. Acercarme yo mismo hacia el reverendo: De las tres era la opción más segura y de mayores posibilidades de éxito. Debía viajar sólo entre uno a diez por ciento de la velocidad de la luz, lo suficiente para no embestir al reverendo Mullings con mis más de trescientas libras de peso a gran velocidad y con la protección de un reducido campo de fuerza electromagnético alrededor de mi cuerpo, lo que me ahorraría bastante dolor si me chocaba con una de esas cosas flotantes. Los únicos inconvenientes que habían eran los siguientes: tenía que absorber parte de la fuerza gravitacional de la tierra para detenerme a unos tres o cinco centímetros del cuerpo de Mullings para no causarle daño; logrado eso, le dispararía una pequeña descarga electromagnética a su con un efecto similar a los que causan los aparatos taser en los criminales. También existía la posibilidad de que si uno de los objetos rebotaban contra la barrera que cubrirá mi cuerpo, podría desviarlas los centímetros suficientes como para desviar su veloz trayectoria, causando que golpeara contra algo o alguien; además de eso, si bien el impacto no me haría daño, a la velocidad en que tenía que desplazar la masa de mi cuerpo estaría lo suficientemente dilatada como para que el impacto del choque me desviara de mi trayectoria, causando que no solamente no me acercara a Mullings, sino que saldría volando a velocidades cercanas a la luz y entonces sería yo el misil que embistiera a algo o alguien y a mí no me gusta causar bajas colaterales – Es un principio fundamental de aerodinámica aeroespacial que actualmente se está tomando en cuenta para viajes interestelares y que sin duda alguna mis enemig@s de Nueva Thule entienden a la perfección: ya son los dueños del sistema solar -. Siempre que me enfrento a este tipo de amenazas, me encanta hacerlo lejos de lugares muy poblados y evitar causar daño alguno por mínimo que sea; si lo hago, procuro repararlo y hipnotizar a l@s testig@s para que no recuerden lo que paso. 



Discúlpenme si soy muy reservado, pero no busco publicidad por mis acciones ni tengo una cuenta de Facebook o Youtube para conseguir seguidor@s.




Esta opción tenía una posibilidad de entre uno y cero punto cero uno por ciento de fallar, pero era la más viable, así que me decidí por esta. Para suerte mía, ni era un elefante con poderes electromagnéticos para aplastar a John Mullings y tampoco este aprendiz de síquico era capaz de mover camiones o contenedores, o tal vez ni se le ocurrió ni sabía cómo.



-¡¡Voy a hacerte bistec de caballo, bestia de rodeo!!




De algún modo concordaba con mí, ya basta de rodeos, así que, a la carga.



-¡¡Marichiwew!!4



Si te tengo que describir con mis propias palabras lo que ocurrió luego, te resultará una imagen de lo más bizarra: imagínate que te acercaras en cuestión de uno a cero uno punto nueve  segundos hacia una figura amorfa color gris oscuro – como el traje andrajoso del reverendo Mullings -, con una marca color piel en su centro y que en el propio centro de esa marca hubiera un punto negro; visualízate viajando hacia eso con tu campo visual envuelto por haces de luz salidos de la nada que van en dirección opuesta a la tuya y encima de eso ondas electromagnéticas en espiral también girando alrededor de ese mismo campo. Que además de esos efectos visuales, puedas abrirte paso con suma facilidad por las brechas abiertas de aquel torbellino de cosas que giran alrededor de aquel maniático y que estas estén suspendidas en el aire, siendo tú lo único que se mueve; te estaría contando una escena mezcla de una escena de la película matrix, star wars y con algunas cosas salidas de la serie “Flash”. El problema es que es precisamente algo fue algo que viví, no que me invente y si me escuchara Kahena, sin duda alguna reforzaría su idea de que soy un mapuche nerd, cosa que ya no me avergüenza; más me hace sentir mal que me digan que soy un caballo con  poderes electromagnéticos, como si no pudiera hacer otra cosa. Hay veces que extraño volver a ser humano, no porque sean la mejor especie del mundo, pero al menos tendría la vida de un mapuche normal.



Por fin, logré frenar justo a unos centímetros del cuerpo del fanático, con mi cuerpo levitando a más de cincuenta centímetros en el aire; todo lo hice con la ayuda de la fuerza gravitacional de la tierra, de la que absorbí un poco; por poco y fallo. Le logre disparar la pequeña descarga electromagnética a su cabeza, dejándolo paralizado en el acto mas no muerto, anulando su voluntad y sus poderes; luego de eso, logre hacer que los objetos que giraban alrededor del fanático siguieran levitando en el aire, sin moverse y evitando que causaran destrozos con el impacto de la caída al suelo. Incluso, dejé al propio Mullings levitando en el aire para evitarle una mala caída.




Tras esta acción, escuché el grito del tipo, aunque ya estaba mudo y flotando en el aire como toda la chatarra que, hasta hace poco, manipulaba.




-¡¡En el nombre de Yuba, bestia del infierno, te ordeno que…!!




Eso era todo lo que oí, la explicación más simple que pude hallar era la siguiente: todo lo que realice fue a velocidad similar al relámpago, en otras palabras, casi a velocidad luz; al igual que sucede en ese tipo de fenómenos atmosféricos, la luz apareció primero y luego el sonido, pues este es mucho más lento que la luz, al menos en la atmósfera terrestre. Es prácticamente el mismo fenómeno cuando un avión supersónico vuela en el aire y te corta la voz, por romper la velocidad del sonido; creo que esto fue hasta más rápido que eso, porque Mullings ni siquiera abrió su boca, lo que parece extraño tomando en cuenta que el sonido debió salir de alguna fuente ¿Efecto matrix? ¿Acaso ese es el resultado de romper la velocidad del sonido usando, aunque sea un poco, la velocidad de la luz? Francamente no tengo explicación alguna a esta rareza, lo que sí me queda claro es que el ruego a su dios llego demasiado tarde para ser escuchado.





Mientras hacía descender al fanático y los objetos lentamente al suelo, no faltaron las personas curiosas que estaban tomando fotos, compartiéndolas en redes sociales y quienes gritaban a todo pulmón ¡¡Allí está Relámpago, no es un montaje de video, es real!! Como siempre ocurre en estos casos, dispare pequeñas descargas electromagnéticas a todas partes para hipnotizar a estas personas y lo olvidaran todo. También, sabía que debía hacer más: tenía que ir a las fuentes generadoras de energía de Los Ángeles y usarla como un gigantesco modem para distribuir mis ondas electro hipnóticas.




Si la gente logra conocer de mi existencia, podrían verme como su héroe o me temerían infundadamente, no los culparía en ninguno de los dos casos; el temor o maravillarse ante lo desconocido o a lo que no se entiende es parte de la naturaleza humana y yo tengo suficiente con sentir que soy un fenómeno o que comparto este cuerpo con mi caballo.




Sin embargo, de mil fotos, tres o cuatro ya fueron distribuidas en redes sociales; si trato de borrarlas todas, estaría usando mi poder de forma masiva y eso causaría daño no solas las redes eléctricas y telecomunicaciones del mundo, también daños a la salud del sistema nervioso de la gente. Y no es completamente malo, aquellos actos de mantener una limitada distribución de las noticias acerca de mí mantienen, de algún modo, un estatus de leyenda urbana; lo que paso en el escenario de la acción podría ser explicado de la manera más racional, pero siempre existirá la duda entre aquellas personas neófitas, sobre todo entre l@s criminales, de que un caballo con extraños poderes siempre estará allí vigilándolos con el fin de detenerlos; los mitos suelen ser más poderosos que cualquier poder o institución para mantener cierto grado de orden, lo que me ahorra por mucho el trabajo de actuar como un paladín que detiene crímenes menores y así puedo concentrarme en mis dos labores principales: salvar a las personas que pueden hacer una diferencia en este mundo y combatir contra Mengele y sus fuerzas de Nueva Thule, quienes quieren causar la extinción sistemática de la humanidad.




Pero mi conclusión el día de hoy es la siguiente: una idea clara y precisa es capaz de llevarte más directamente a un objetivo que un torbellino de muchas de esas, locas y fanáticas, que no dejan pensar bien a la gente, inspiradas en supuestas deidades que exigen grandes sacrificios a sus fieles a cambio de favores, lo que contradice completamente la máxima del verdadero amor: es incondicional. Si me disculpan me tengo que despedir, acabo de tener una visión remota de algo que Mengele y sus fascistas de Nueva Thule están tramando. Oh por supuesto, debo ir antes a las fuentes de energía de la ciudad para causar mi efecto hipnosis ¡¡Y sólo tengo diez milisegundos para lograrlo!! En cuanto a Mullings, es tan inofensivo que las autoridades locales tendrán menos trabajo con él que con un bebé de guardería. Hasta pronto ¡¡Marichiwew!!




Copyright, todos los derechos reservados.



Glosario


1.      Es el principal enemigo de Relámpago y quien, de forma accidental, lo transformo de un brillante y prometedor joven mapuche al fenómeno que es.



2.      Diversos enemigos con los que Relámpago tuvo que enfrentarse en múltiples aventuras.



3.      Son una raza de gigantescos reptiles con forma humanoide que, según rumores no probados, son el gobierno en la sombra del mundo y se alimentan de las emociones negativas humanas.



4.      Es el grito de guerra mapuche. Significa “cargaremos diez mil veces contra ellos”




No hay comentarios:

Publicar un comentario